“Toda la sociedad estuvo involucrada de distinta manera”

By |

“Toda la sociedad estuvo involucrada de distinta manera”

Autobiografía – Mi nombre es Juan Luis Gracias y tengo 22 años de edad. Soy estudiante de Ciencias de la Comunicación, y me encanta ser una persona espontánea que le apasiona la fotografía, la televisión y conocer a gente nueva todos los días. Mi tiempo libre lo ocupo en descubrir nuevas rolas de música en cualquier género, electrónica, reggae, ska, salsa, merengue, reggaeton y muchos géneros más. También la fotografía ha formado parte de mi vida y eso ni lo sabía. Me encanta escuchar a las personas siempre y cuando tengan algo divertido que contar. Los niños me adoran. Me gusta la comida rápida y no se cocinar más que huevitos y panqueques. En esta oportunidad tuve la dicha de una entrevista sobre un tema de relevancia como lo es el Conflicto Armado Interno y más aún con Iduvina Hernández.

Entrevista a Iduvina Henández, periodista y actual dirigente de la organización Seguridad en Democracia SEDEM.

Desde el momento en que ingresé a la oficina de Iduvina Hernández, noté muchas cosas, entre ellas que estaba repleta de documentos, fólderes, escritorios, tazas vacías en donde seguramente habían tomado café por alguna sesión o alguien se había quedado a trabajar hasta tarde. No esperé mucho para que me atendieran. Es más me ofrecieron café también. Estuve en una salita con tres sillones y una mesita circular para que llegara Iduvina. Ella es una mujer de 55 años, muy ocupada y muy trabajadora, se nota en su rostro el cansancio y el desvelo de muchas noches anteriores. Sin embargo tiene mucha vitalidad y energía para seguir adelante, con un propósito. No dude un minuto en reconocer que iba a ser una entrevista rica en información y lecciones por aprender. Iduvina, una mujer con mucha visión de cambio y que asegura que estuvo involucrada con el conflicto armado interno desde el seno materno, su familia está comprometida con el amor al país y encontrar un sentido positivo a los problemas.

En su hogar asegura que se trataban temas políticos por lo tanto siempre estuvo al tanto. Ella recuerda las amenazas, cuando tenía 12 años un amigo de ella y de su familia que pertenecía a la guerrilla fue asesinado. Asistir al sepelio de este amigo la marcó el resto de su vida. Son imágenes que ella recuerda, en donde solo habían sepelio por lo tanto las mujeres cargaron el féretro para llevarlo al carro fúnebre, rodeadas de policías judiciales con fusiles que rodearon toda la misa en el Cerrito del Carmen, su primer duelo al que ella asiste de toda su vida.

En la escuela de Psicologia en la universidad participó en un periódico que se llamaba Purgante, que el lema consistía en un purgante contra verborrea y estreñimiento intelectual que luchaba contra la visión acientífica que se promovía en esa escuela. Porque no se ofrecía la educación y formación académica, era puro manoseo.

El conflicto armado en Guatemala es definido en una etapa donde un sector de la sociedad se organiza en entidades que el estado declara clandestinas y que buscan producir un cambio dentro de la sociedad a partir de enfrentar a la estructura del estado.

¿Cuáles eran las organizaciones revolucionarias en aquella época?

I: EGP Ejército Guerrillero de los pobres, URNG, entre otras que estaban integradas por jóvenes, esto es en serio, jóvenes entusiastas con un enfoque de cambio en Guatemala, comprometidos. Quienes no encontraban una alternativa mas que la lucha armada para participar en política y democracia, sin embargo hubieron quienes perdieron su vida, ejemplos son el asesinato de Manuel Colom Argueta, AlbertoFuentes Mohr que luchaban por una posición demócrata, entre otros que fueron asesinados.

¿Cuál era el ambiente que se vivía en aquella época, pánico, psicosis de sitio, desesperación?…

I: quienes viven el temor de la violencia el día de hoy lo entienden, es adrenalina a flor de piel que hace que uno desafíe el riesgo, yo andaba en las calles a altas horas de la noche después de reuniones, actividades y en medida que mi situación se fue tornando más difícil ya no podía vivir mucho tiempo en una casa y tuve que vivir refugiada en varias casas de personas que me ayudaron, dormía enroscada en un sillón. Cuando asumí el cargo de la dirección de la AEU en noviembre de 1978, allí me hice más visible, en ese año enfrentamos la decisión de hacer un secretariado con nombres visibles para construir una dirección colegiada para que la AEU no desapareciera como organización, como lo hicieron otras organizaciones asesinando a sus directores y así ya no podían hacer nada.

¿Qué acciones tomaban o se quedaban pasivos?

I: Era una respuesta de acompañamiento, en los sepelios acompañando a los familiares, dormir en otras casas, estar en varios sitios. Todos los que vivimos en esa época nos cuestionábamos ¿quién es el próximo? Asesinaban a mis amigos al salir de los velorios o también los desaparecían. El estado de Guatemala tenía grupos que asesinaban, aún así no daban cuenta de sus actos, todo esto lo hizo el estado violentando su propio estado de derecho, el estado violó su propia ley.

“Lo peor que se puede hacer es desaparecer a alguien”.

Yo invitaría a los jóvenes a que imaginen cual sería su vida si cuando tienen 5 años llegan a casa y su papa o madre no llegan a casa y ven a los abuelos o tíos empezar a recorrer los hospitales y morgues y al mismo tiempo asegurar el pan a nietos o nietas y que tienen que ofrecer ecuación. Hay familias que aún no han cerrado duelo, nunca vieron un sepelio ni un cuerpo, nada. La desaparición forzada de un individuo es considerada un proceso de tortura permanente, termina cuando aparece la persona. Hay duelos que no se cierran nunca.

En Guatemala hay 35000 personas desaparecidas en la ciudad y el campo. En el entorno como mínimo 300 000 personas golpeadas por este conflicto. Este estado no ha elaborado una ley para la búsqueda de estas personas, si hay quienes búsqueda estas personas desaparecidas son de aportes extranjeros, pero no del estado.

No se ha visto interés por ninguna parte esclarecer crímenes de lesa humanidad. Nadie que pierda a un ser querido ni en el pasado ni ahora puede vivir sin que tenga justicia por ese crimen. Es un derecho como víctima a que se le haga justicia. No más sociedad que respire impunidad. ¿Qué tipo de sociedad le estamos entregando a la juventud para que conduzca si le estamos diciendo que la impunidad es aceptada? Hay un dolor no acabado y gastado porque no ha habido justicia.

¿Alguna vez le tocó salir del país porque la situación se complicó demasiado?

I: Dos veces, en 1981 y regresé en 1983. Otto René Castillo tiene un verso que me ha acompañado toda mi vida, esta es una donde el dice cuando habla de su tristeza: “ El exilio es una larga avenida por donde transita la tristeza”. Cuando uno se va exiliado por cualquier razón, política o por demasiada violencia, abandona todo, piensen en este momento y hagan una lista de las cinco personas que más aman en su vida, personas y lugares y decidan que tiene que eliminar una, cuál eliminan, piensen que tienen que eliminar a una segunda, ahora piensen que una persona que se va al exilio pierde a las cinco de una sola vez. Al llegar al exilio uno está sin respaldo y apoyo, con un temor regado y sin documentación, sin trabajo. La segunda vez fue en 1984, para México. Yo recuerdo que iba con una amiga y de pronto en el Centro Histórico de México, sale un camión del ejército, mi amiga me toma de la mano y con otra mano en el hombre me dice, tranquila ellos no te van hacer nada. Estaba con mucho terror. Luego viene el regreso. No es nada fácil. Hay personas que no logran adaptarse nuevamente. No consiguen trabajo, por lo tanto no es algo sencillo.

Iduvina Hernández al terminar la entrevista, que en lo personal fue muy nutrida de experiencias e información, aunque no logré preguntarle todas mis dudas, logré captar lo esencial y el objetivo de este ejercicio periodístico. Ella quiso que yo al momento de transcribir esta entrevista diera el mensaje de que como jóvenes comunicadores seamos interesando en la cultura, en la historia, en la lectura, porque es allí en donde se logra sensibilizarnos y además lograr la transmisión de estos mensaje para que sean percibidos tal y como son. Guatemala necesita urgentemente de jóvenes con propósitos y sueños. Con una visión de democracia, de comunicación, de apoyo pero sobre todo amor hacia nosotros mismo y hacia nuestro país.

Compartir: Digg del.icio.us Facebook MySpace StumbleUpon Twitter Reddit

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*